PROMO66 LICEO GUATEMALA

viernes, agosto 03, 2007

LOS PAPELES

Estimados compañeros:
Les envío este correo, complaciendo la sollicitud de algunos de ustedes que pidieron que se publicara la historia completa de los Papeles. En ella se eliminaron los párrafos correspondientes a las sinopsis de los capítulos anteriores.
Espero que ahora se animen a escribrir, los que todavía tengan algo más que aportar a la historia.
Salud-os de La Pulga.
P.D.Esta mi compu es genial, ¡juntó todas las notas al final de la historia!

Título en español: "LOS PAPELES"

Traducido del Inglés: "THE PAPERSGATE"

Editorial Prado - Castellanos.

Junio de 2,007.

(Derechos en trámite, prohibida terminantemente su reproducción, venta, mercadeo y pirateo total o parcial).

PRÓLOGO:

La historia de LOS PAPELES es verídica y sucedió hace un pijazo de años; tantos que, si no la contamos hoy, dudo que nos queden fuerza y memoria para hacerlo mañana.

La operación para conseguir y utilizar estos documentos supersecretos constituyó en su época el más exitoso ejemplo de trabajo en equipo; sólo superada por la arriesgada seducción de la cholera de un compañero, cuyo nombre nos reservamos -junto con el de la doncella- y por la desafortunada "operación burdeles de Tapachula", en la que varios comandos de la Promo cayeron gravemente heridos (en salva sea la parte) en salvaje lucha cuerpo a cuerpo.

La revelación de la gigantesca conspiración que encierran los papeles sólo fue posible por la paciente labor de investigación del staff de periodistas-detectives de la Promo, héroes anónimos que arriesgando el pellejo y el hígado durante 40 años, se dedicaron a seguir las pistas que fueron dejando los protagonistas; generalmente en chupas y convivios, aunque algunos datos se recabaron estando sobrios. Así se armó este gran rompecabezas, donde las piezas que no encajaban las encajamos a puro huevo.

Los nombres de los protagonistas han sido cambiados para proteger a los inocentes, aunque según cuentan… no hubo ninguno.

Alguien dijo: "La verdad os hará libres" pero yo digo también que si te descuidás "te puede conducir al bote"; así que amigo: lee esta historia y echa pan pa'tu matate.

La existencia de LOS PAPELES es un hecho histórico incontrovertible que cambió la vida de unos pocos huevones, que por unos instantes –muy breves por cierto- saborearon la miel de la gloria y gozaron los laureles solamente reservados a los nerds; al resto nos dio un pequeño empujón, un paso que a puro huevo hubiéramos tenido que dar, por las buenas o por las malas.

Muchos negarán hipócritamente su participación en este hecho, en tanto que otros, cuando se sepa la verdad, respirarán aliviados al liberar su conciencia del gran peso que han cargado por largos 40 años… y ya podrán dormir tranquilos.

Y tú amigo lector… ¿a cuál de los dos grupos perteneces?

Lugar: lujosa "suit" del club "Capricho's" recientemente allanado por los polacos

Fecha: un día del mes de junio del 2007.

Hora: de madrugada

Chapter one: "El Conecte"

Ring, ring, ring, ring…, ring… ring

- Sí, Aló...

- Hablo con Gaznate Profundo?

- Sí… ¿Quién osa chingarme a estas horas de la madrugada?

- Aquí te habla "El Sapo" ... Te acordás de mí?

- ¡Puta¡, cual de todos?? … si los sapos abundan en este país de aplastados.

- ¡Pues tu mero tata, tu progenitor, pisado!… espero que no haya por allí orejas indiscretas, pues esta conversación es altamente secreta y cualquier grabación se autodestruirá en 15 segundos. Según informes de mis conectes, sé que por fin te has decidido a revelar lo que sabés sobre el asunto de los papeles".

- Pues sí, es cierto. Creo que es necesario liberarme de la pesada carga que he llevado durante los últimos cuarenta años. A veces me despierto todavía a media noche, todo empapado…-de sudor se entiende-. soñando que me agarraron con el chivo de respuestas en la mano. Ahora es mi oportunidad de contar la verdad porque los "viejos" están todos enterrados, junto con algunos de los protagonistas. Vale la pena arriesgarme, pero con la condición de que mantengás el hocico cerrado, y no digás mi nombre. No quiero represalias de alguno de los muchachos que pueda sentirse aludido.

- Por los muchachos no te preocupés que a estas alturas ya casi todo les pela y con nosotros tu secreto estará más seguro que una cuenta de ahorro del Bancafé.

- Y a propósito de cuentas, ¿cómo de cuánto será la feria? , porque de seguro tus informantes ya te contaron que ando algo jodido.

- Jodido es piropo… la verdad es que estás hecho mierda, pero por lo viejo y maltratado; eso ya no te lo cura el pisto. Que tu recompensa sea blanquear tu conciencia y un aporte a la historia de la promoción más famosa que ha salido del colegio.

- Lo comerciante no se te quita, Sapo Cerote. De plano sos pariente del Chabelo, o ya fuiste tesorero de parrandas de la Promo... Esta bien, veníte el fin de semana, pero como mínimo con bocas y una buena dotación de guaro para refrescar la garganta y la mente...¡ah! y no traigás grabadoras o micrófonos, porque aquí te los huevean los tiras que cuidan la entrada.

-

Chapter two: "En Arca abierta, el justo peca…

A la semana siguiente en el mismísimo antro.

-Bueno mi gargantía aquí te traje tus bocas y el guaro que me pedistes y como podés ver no traigo más grabadora que la que tengo en la shola, así que podés hablar con toda la confianza del caso.

- ­Tranquilo Sapo, servime el primer trago pues y escuchá con atención porque no lo voy a repetir:

…te acordás de hace un putal de años, en la secundaria del Colegio…

- No creo tener la memoria de un Negro Prado, pero no importa, vos

refrescámela.

(NOTA de la redacción: las revelaciones expuestas a continuación han sido transcritas textualmente… si alguien lo duda, que le pregunte al conecte)

En la clase del Chato siempre me sentaban enfrente, en primera fila, por lo que me tocaba a diario recoger la plata para las misiones. Cada mañana al entrar, con su amable y característico bufido, el Chato me aventaba de mala gana las llaves del armario. Yo pacientemente abría la puerta... sacaba la alcancía y recorría los pupitres ordeñando a los compañeros.

Aquí entre nos, las misiones me interesaban un bledo; lo que quería era aprovechar el momento para pasar chingando a todo el que se dejara...

Así transcurrieron meses pero de pronto, para los últimos parciales, me quedé con la boca abierta:

¡Oh sorpresa!, precisamente en la misma gaveta en que se guardaba la alcancía de las misiones, se encontraban también, ni más ni menos que : ..¡¡LOS PAPELES... ! ! !

Más tardé en descubrir tan valiosa información que en comenzar a urdir un ingenioso plan para obtenerlos. Emocionado, no pude dejar de compartir la noticia con mis cuates.

Así comenzamos una serie de reuniones en la oficina de la 4ª. Y 4ª. -para los que no lo sepan, esa era la oficina de Mirky.-

Entonces la susodicha oficina se convirtió en el punto de reunión de un grupito de lo más selecto.

ü El objetivo: elaborar un plan para apoderarnos de los papeles

ü integrar un buen grupo de comandos para hacer la incursión...

ü conseguir todo el equipo de apoyo...

Después de quemar mucho fósforo en tan sesudo plan, llegó la mañana escogida.

La primera parte consistiría en obtener las indispensables llaves y por supuesto, yo fui el escogido para hacerlo.

Recuerdo claramente el momento en que, nervioso,- por no decir cagado- abrí la puerta para sacar la alcancía. Tenía ya oculta en la otra mano la plasticina para hacer el molde de la llave del armario. En un santiamén partimos en grupo a la ferretería "Del NECO" – allá en la 17 y 4ª - para que nos sacaran la copia.

Fue algo de película el momento en que comprobamos que las copias obtenidas efectivamente funcionaban. Podíamos ahora, con toda confianza, seguir adelante con la segunda parte del plan, por cierto la más arriesgada. Ya sólo quedaba definir la fecha y hora de nuestra incursión en el colegio.

Una mañana me percaté que los documentos estaban precisamente donde esperábamos y comprobé que incluían todos los temas de interés. No pude esperar más tiempo y en el primer recreo pasé la noticia. Algunos del equipo, aún temerosos de una confusión me pidieron que lo reconfirmara; otros en cambio lo celebraron alegres... pero no había duda... había llegado el momento tan esperado de entrar en acción.

Chapter Three: THE INCURSHESHON [1]

Por enésima vez el estado mayor conjunto revisó cada etapa, detalle y actividad del plan y su estricta secuencia expresada en tiempos y movimientos.

El esquema era una tentativa audaz pero que tenía muchas posibilidades de éxito; siempre y cuando se examinaran y memorizaran las acciones con mínimo detalle.

Se volvió a establecer con claridad quién haría cada cosa y cuándo y se repasaron los detalles del desembarco. Se enfatizó la labor de apoyo y logística interna y externa del comando. Alguien bostezó fatigado y cayó fulminado por la mirada del resto del grupo que no aceptaba ningún tipo de relajamiento.

Desde el principio decidieron adoptar el sobrenombre clave de "Whitemidget and the sevenfrosties" ("Blancanitos y los siete enanieves") para protegerse de las infidencias y las posibles quintas columnas.

La decisión respecto al momento más oportuno fue ampliamente discutida y consensuada y se acordó por unanimidad cuál, entre varias opciones, sería la más viable y certera. La noche "D" sería la del día siguiente. Se despidieron con los nervios crispados, cada quien tomó rumbo a su casa, no sin jurar que cumplirían la ley seca. La caras adustas revelaban la tensión mental y repasaban lo que había que hacer para que la operación comando no fallara.

"Deep gut" ("Gaznate profundo") consiguió el carro de Joseph. Su misión era parquearse frente a la casa del "Black Arrioleshon" para hacer de centinela y atalaya. El debía dar la voz de alarma si en el interior del objetivo y frente a él, los "old men"encendían las luces. "Deep" daría aviso y el plan de evacuación se ejecutaría sin dilación.

Mirko [2] aportó una nave inmensa, el Mercury black de su hermana, en el cual cabrían todos los enanieves si se dieran las condiciones de desalojo planeado o una emergencia. La nave nodriza se ubicó en la Mariscaleshon Cross Street.

Con suerte, completado el plan en su parte operativa y ya con los papeles en la mano, el comando tomaría las de Villadiego para reconcentrarse en el cuartel general, en clave "the office".

El plan era claro, simple, elemental y efectivo; más fácil que asaltar a una anciana fondeada.

Ramond, con su buggy, se ubicó en "The Little Rose" guardando la retaguardia en caso de que algo saliera mal. La posibilidad que tal cosa ocurriera era mínima pero por si las flies, you never know como dirían los franceses.

"Big Gorilla" (otro primate, no confundir con King Kong) llamado a filas a última hora se movía de puesto en puesto en su White Austin y para evitar que los equipos se durmieran o perdieran la concentración. El era el encargado de los abastos; pasaba dejando papalinas, chicles, manías, jugos, chocolates y otras golosinas.

En un santiamén, el comando inició sigilosamente su tarea. El Mercury black comenzó a vaciarse de su humano contenido. El nerviosismo era evidente, rechinaban los dientes, muela contra muela, premolar contra premolar, incisivo contra incisivo, canino contra canino, puente contra puente.

Los nervios tensos, les sudaba la frente, les sudaban las manos, les sudaban los sobacos… les sudaban las patas y hasta el rinconcito y lo de acullá, etc. etc.

Hora cero para el comando… se aproximaron a la verja… Los segundos parecían minutos, los minutos horas, las horas días y así sucesivamente…

One an Two se colocaron al pie del primer obstáculo. Impulsaron a Three quien cayó en el interior en el mayor de los silencios. Se movió con mucho sigilo y se ubicó al pie de las gradas. Chequeó y contrachequeó que los albañiles que dormían en el edificio no se hubieran dado cuenta. Todo oquey, dio la señal correspondiente. Four traspuso la verja y ascendió las gradas. A Five le llegó su turno. Antes de que One and Two le dieran culas se cercioró de llevar en el bolsillo la llave del cuarto al que tenían que entrar. Saltó el obstáculo, subió las gradas y se aproximó a la puerta… Ensalivó la llave y la insertó. Trató de moverla en dirección dextrógira y nácar… Intentó el giro levógiro y ni mier… La puta llave simple, llana y sencillamente no abrió… Pensó y maldijo, en verso para más chingar:

– ¡Con mil mentadas de puta y por la madre de Gestas

qué chingaderas son éstas, las que están pasando aquí!

Con señas entre miembros, se inició la ejecución del Plan B: quitar las paletas de la ventana contigua e introducirse. Dicho y hecho. Hasta ahora todo bien… Evrytin ol ráits. Five pasó sin tocar aro - como los encestes de Curley o del Choco Campollo en la selección de basket-. Tomó aliento pero un evento afuera lo hizo congelarse y casi cagarse del susto. Las luces de una pachuca de la chonta que se detuvo delante de la nave nodriza y sonó un silbatazo, justo a diez metros del Black Mercury. Todos pusieron pecho a tierra y se acabaron la reserva de sudor.

Mirko era el más ahuevado. Su padre –el famoso "Big Zero in Mayonaisse"– era el Presidente del Congreso y ¿qué excusa le daría si lo sorprendían en éstas?.

Segundos que parecieron horas (esta analogía de mierda ya la usé arriba pero no encontré otra, muchá).

Mirky (suena más acorde a su personalidad) asomó la cabeza teniendo frente a sí el timón de la nave y atisbó a los chontes. Esbozó una sonrisa congelada.

-- Peligro cero. Polacos se bajan de patrulla y se dirigen a camión que paró más adelante.

Se acercan lentos y perezosos rascándose los huevos con sonrisa de mordida conseguida…. se concreta el cohecho.

--Chontes regresan a pachuca, camión muévese y pone asfalto de por medio… Ol clíer…

Se avisa con señales prefijadas a través de la cadena humana de comandos hasta el extremo Pueden continuar la operación...

Six sale del Mercury y, para no hacerles largo el cuento, brinca la cerca y demás y llega hasta donde Five toma aliento después del ahuevón. Six recibe la llave. Se dirige al armario. Repasa mentalmente sus instrucciones: "…liberar solamente el material necesario, dejar todo como estaba, cerrar con llave y evacuar el lugar".

Six toma aliento, se encomienda a Lucifer (Dios lo habría mandado por un tubo), inserta la llave, aplica el momento mecánico al adminículo y la cerradura gira sin pedo ni pega… Toma la aldaba de la puerta y comienza a abrirla. Las bisagras rechinan suavemente pero parece un ruido que se oye a cien kilómetros a la redonda, tal es la tensión del momento. Llega al jalador de la gaveta y atrae ésta hacia sí, lentamente, con suavidad y delicadeza…

Se detiene para tragar grueso, lleva la gaveta hasta afuera y hurga… hurga, hurga, hurga las cuatro esquinas del puto cajón. Ni mierda, ¡no hay ni mierda! ¡Y no hay tal plan C! ¡Esta mierda no estaba prevista! ¿Qué hacer? ¿Juát tu du nau?

Chapter four: THE REPLEGUESHON [3]

One vio a Two y Two vio a One. (¡Ay tú!) Sin decirse nada pensaron lo mismo: ¿qué va a decir el Comandante en Jefe? Todo el comando conocía y temía el irascible carácter de "Pig Shut", Mariscal de Campo. Este fracaso pondría en seria duda su prestigio de estratega y eso no era concebible. Ni "One" ni "Two", en tanto líderes de esta fallida operación, eran responsables de que los viejos hubieran movido los papeles de lugar. Pero ¿cómo rayos hacérselo entender al "Fat Comander"? ¡Qué pisada!

Se vieron y pensaron al unísono ¿Y si ya se hubiera sabido todo y la ausencia de los papiros fuera una trampa de los viejos? ¿Alguna delación?. La profesión de soplón es la segunda más antigua del mundo. Como son hijos de puta, primero tuvo que haber habido alguna meretriz que concibiera a un cuije. Pero que alguien se hubiera chillado era impensable. La Promo 66 era hermética, estanca, granítica, alcohólica e irreverente, impermeable, aosmótica, intranscendible, leal a morir. [4] Se imaginaron sorprendidos en medio del salón por luces que se encendían y atrapados (iba a poner cogidos pero me pareció irrespetuoso para "One" y "Two") en una ratonera por dos, diez, cien, mil, un millón de capinegros . Mejor tomar las de Villadiego y proceder a la retirada disciplinada y silenciosa, tal cual fue planeada. Ambos recuperaron la sangre fría, cerraron gaveta y puerta, pusieron llave otra vez, traspasaron el hueco de la ventana -no es lo que creen pisados porque Mirky estaba en el Mercurio black, ¿se acuerdan?)- y "Three" recolocó las celosías.

Un leve cúndico pandió y empezaron a evacuar (tampoco es lo que creen muchá aunque la verdad es que algunos casi se habían cagado en el ínterin) el lugar de operaciones. "Four", a la sazón postín de retaguardia y conocido en el hampa liceista con el mote de "Syringe", tuvo el buen tino de voltear a ver antes de bajar las gradas. ¡Cáspita! ¡Dio la voz de alarma a la escuadra! Se percató de que las huellas de los zapatos de todo grupo estaban marcadas en la humedad que, en el piso, había dejado la pertinaz lluvia de esa tarde. No hubo de otra. Pecho a tierra, ¡a revolcarse en el piso!

Hicieron tres mierdas chumpas, camisas, camisetas, pantalones, calzoncillos, frenazos, penteques, etc. etc. Se movían frenéticamente tendidos sobre el piso en muchas posiciones: en cuatro hules, de Laredo, en pollito asado, en carretilla botá tu piedrín, en gallinita frente al teatro, en chompipito pidiendo vía; en fin, parecía que se los estaba enhebrando un grupo de hombres invisibles pero no, era que secaban los ladrillos del piso del corredor de la fortaleza capinegra.

Remediado el inconveniente, se pusieron de pie y se tomaron un par de minutos para recuperar el aliento. Simular que se coge en seco cansa tanto como hacerlo en húmedo. Todos felicitaron a "Four" por su buen tino y, éste, desde la gran altura de sus ojos, les echó una mirada que decía "De nada muchá".

La salida fue sin estreñimiento (otra vez pensando mal muchá, no chinguen. Eso significa que salieron sin dilación ni obstáculos). Uno a uno se metieron al Mercury Black: "Baldy", "JoeMary", "SaltRandom", "Irick". Sólo a "Syringe" se le dificultó la acción de ingresar: era muy largo el pisado pero, finalmente cupo.

¿Y si esta mierda no arranca para terminar con broche de oro esta cerota noche? pensaron todos. Aguardaron expectantes. A diez cuadras a la redonda se escucharon los esfinterasos. Una finísima mano se dirigió al suich y giró la llave. "Mirky" puso en marcha el motor del Mercurio (suspiro general de alivio y relajamiento de argollas), sumió el pedal del embrague, metió primera, encendió las luces y con el pedal del acelerador consiguió que mediante la inyección de combustible mezclado en proporción prefijada con aire atmosférico, la nave de los "Enanieves" superara la inercia propia de su peso muerto para que el automotor se deslizara sobre el asfalto cual níveo cisne sobre el terso espejo de un lago vienés. (Ver nota dos por favor). "The Long hair" prendió la radio pero al enterarse del vil resultado, lo apagó de inmediato. No era tiempo para música.

Ya sin tanta mierda. El carro arrancó y con todo su empapado, cagado, ahuevado y frustrado cargamento humano partió hacia un lugar denominado la "chingada". Ya lo esperaban las otras naves en el sitio previamente acordado. Las malas noticias fueron transmitidas de inmediato al resto de comandos y cundió el desencanto. "One" y "Two" tendrían que ir al Cuartel General y enfrentar a la fiera que, seguramente, con el resultado nulo de la operación montaría en cólera y mojaría aún más los alambres que enderezaban sus incisivos, caninos y premolares por recomendación del orto.

El resto del grupo se despidió y cada uno de los muchachos, cabismundos y meditabajos, se despenicaron… (Pumpkin, pumpkin, every one goes for his house…y the monkey bad goes to his swinger …) "One" y "Two" no tenían otra más que hacerle yemas. Había que ponerle el cascabel al gato.

"¿Y por qué no dejamos todo allí? ¿Qué nos impulsó a seguir?

¡Ganas de joder o pura testarudez!."

Deep Gutt

CHAPTER 5: EREIS AND NIU COUNT [1] ( Traducsheshon: Borrón y cuenta nueva.)

¡Ring! ¡Riiiiiiing! ¡Riiiing!

-Aló…

- ¿Deep Gutt?

- Yes, digo, sí. ¿Frog?

- Sí. Farol Azul de la noche ¿eh?

- Tá`bueno…

- Santo y seña: "God didn´t make little green apples" a lo que vos tenés que

contestar "It don´t rain in Indianapolis in the summer time". ¿OK?. Aprendéte bien esa

mierda si no, nácar de informeshon…

- Púchica Pig, me la ponés difícil pero qué pisados. Dere ai güil bi.

(Clicks en ambos lados)

Hora y lugar pactados. Arrabal poray por la zona fáiv, territorio libre. Antro puteril.

-Vos "Deep" se me acabaron los insumos. El relato debe continuar. Los muchachos están a

la espera, callados pero picados.

-Me las huelía vos Frog. Están más emocionados que un maricón frente a una carreta de pepinos, ¿verdad vos?

- Simón. Así que seguí pues…

- Pedíte un litro…

- Llamá a Coca y decíle que no nos vaya a encasquetar a ninguna Putiérrez. No tengo mucho tiempo así que chanín...

A una señal de mano de Frog, acude presuroso Coca, toma la orden y grita (pero con vos de hueco).

- ¡¡¡¡Cheeeeema, un litro con manías para los muchachos liceístas de la sieeeeteeeeee!!!!

- Esta es una reunión de negocios vos Coca. Nada de mujeres por favor.

- Lo que tú quieras mi Froggie… Cualquier otra cosa que "se les ofrezca o quieran", me llaman por favor muñecos. ¡Chau!

- (Hueco cerote)…

- (Idem)… Go ajed, libreta y lapicero en ristre mi querido Deep Gutt…

No podía quedarme con la espina ensartada en el ego. Mi prestigio de planificador se echaría a perder… y eso no fue algo que construí de un día para otro. Así que cavilé una noche completa y medio día de corrido, llamé a lo más selecto del comando de Enanieves. Urdimos un plan que hizo que Maquiavelo luciera como el Pulga cuando se ponía el tacuche de monaguillo.

Copamos al Güicho y nos lo llevamos a las salinas. Transportamos un guaral bárbaro. Ajúas iban y ajúas venían bien aderezados con entremeses y casaca inductiva-deductiva. El guaro desencadenó la labor de parto. ¿Cuál secreto tan bien escondido mantenía al Güicho más tranquilo que meada de cabra y hablando con relajado desenfado acerca de los exámenes finales de Quinto Curso? ¡Pu…diera ser! ¡Quinto curso! Si ya éramos como Sisniega Otero: ¡Bachilleres in fieri!

Al fin, tras la ingesta de una buena dosis continuada de "suero de la verdad", Güicho cantó mejor que los tres tenores juntos.

- (Voz aguardentosa) Miren muchá, juntamente con el Dry y Joseph nos llevamos al "Well Born" al Bar Inn de la zona 4. Well Born hizo los trámites el año pasado y este año no fue la excepción. Requirió módica suma: el equivalente a diez ínfimos salarios de hambre que los carinegros le pagaban al mes. Apareciendo el payaso, tronaría la carcajada; es decir, cayetanos con cuatrocientos pequereques y Well Born prometía liberar TODOS los ansiados papiros a la pandilla del Güicho.

Obtenido el dato del cantarín, lo zampamos a uno de los carros y nos devolvimos a la capital. Yo me fui para mi casa y pasé dejando al tenor a la suya. Mirko, Pichy y Ramond no incubaron ganas: se fueron directo a checar y contrachecar las manzanas cercanas a la casa del Pichy y le cayeron al cuello al Well Born que vivía cerca de allí, con todos los agravantes y ahuevantes: nocturnidad, alevosía, en cuadrilla y sin voltear a ver. A quemarropa le hicieron saber que sabían todo lo del trance con la Güicho´s Brass Band así que le dieron a que escogiera entre sí o sí. Well Born se puso los moños, tasó tranza y como no queriendo la cosa, fijó plazo ultimísimo para la entrega del incentivo. Mirko, Pichy y Ramond se fueron a dormir tranquilos esa noche.

CHAPTER 6: LA REMACHADERA Y EL ENCONTRON

"Mirad cuán bueno y cuán delicioso es, trabajar

los hermanos juntos en armonía" Salmo 133.

(De nuevo estaba TODO EL GRUPO junto. "Pig Shut" no cabía de gozo. Se volvían a reunir en la oficina "di ófis" de la 4ª. y 4ª. ¡Gusto daba ver tanta "noble juventud que avanzaba en pos de un bello porvenir"!)

Ahora ya no nos reuníamos para hacer planes sino para dedicarnos a "repasar" lo necesario para "salir bien" contó "Deep Gutt". The office se convirtió en un crisol donde se fundían los más altos ideales de trabajo, del esfuerzo y del estudio con el único plausible fin de graduarse de Bachilleres en buena lid y con todas las de ley. Además, tuvieron tiempo para festejar con el "Grupo de G üicho" los laureles derivados del primer eslabón de una larga cadena de triunfos.

Como centro alternativo para los altos estudios de Bachillerato se escogió la casa del Pishy merced a que su progenitora se fue de viaje. En los artículos que desde esos lejanos tiempos acostumbra difundir Chabelo –no sabemos como hacía para bajarlos de internet- se demuestra que el cambio de ambiente es ergonómico, es decir, un tourneé provechoso para la mente porque estimula y mejora el rendimiento de la intelectualidad joven en la fatigosa tarea de estudiar para formarse y no para ganar un examen. Tal cosa ocurrió con nuestros buenos amigos en la ciclópea tarea que conjuntamente asumieron con gran sentido del deber: ESTUDIAR con ahínco, tesón y a porfía.

Recibido el primer documento lo resolví y comenzamos a tener "tranquilas sesiones de repaso", con "refa y todo". Algunos abusones aprovechaban los descansos para carnear a las choleras de la casa del Pichy pero eso era lo de menos; fogosidades propias de la edad. "Estudiar, estudiar y estudiar: tal era la consigna". Nos juntábamos de seis a ocho para no sobrecargar nuestras mentes. Siempre fuimos estudiantes constantes y el ritmo de estudio no nos ahuevaba por tupido que fuera. Eso sí, teníamos muy claro que tampoco deberíamos abusar de nuestras capacidades.

Uno a uno fueron muriendo los días en la septembrina hoja del almanaque…

Una tarde, estudiando ya el tercer documento en casa del Pishy, llamaron a la puerta y aquél habló por el intercomunicador..

- ¡Ding, Dong! (Este fue el timbrazo)

- ¿Quién vive? (Este ya es el Pichy)

- ¡Tu ma…nera de contestar me asusta! (Abusivo el interlocutor)

- ¿Qué querés?

- Mirá vos, traigo uno de los tests finales. Te lo dejo por tres pesos, ¿Tric or trit?

Broma o engaño, dije para mis insáids. Pichy recomendó que nadie saliera y que él en persona iría a realizar la transacshon. Pasaron uno, dos, tres cuatro, diez, quince minutos. El Pichy retornó con un sobre lacrado. Lo abrió. Extrajo su contenido y emulando a la multitud que brama cuando estallan en el cielo del Campo Marte las luces Campero, rugimos al constatar que era ¡UN EJEMPLAR DEL PRIMER DOCUMENTO Y AUTENTICO PARA ACABARLA DE JODER!

Y si lo andaban ofreciendo de casa en casa, colegimos que también en la calle se podían conseguir el resto de documentos. Pregunta colectiva: ¿Qué putas pasaría si alguien comete infidencia y la especie alcanza a llegar a oídos de los capinegros?

"Pig Shut" frunció el ceño (¿se frunció a la seño? ) y escrutó la faz del Pichy, a la sazón su ge dos, su Jefe de Inteligencia y Contrainteligencia. ¡TODA LA OPERACIÓN ESTABA EN RIESGO! ¡EL MENOR ASOMO DE FALLA HARIA COLAPSAR LA GRADUACION…digo ¡LA TAREA TITANICA EMPRENDIDA DE ESTUDIAR!

El Pichy inició un proceso de masturbación mental que finalizó en pocos segundos con una orden ejecutiva:

–¡Basta de estudio por hoy, muchá! Me acaban de avisar que tengo que llevar a una mi tía hasta

la colonia Mariscal. Se me van todos a la mierda y nos juntamos pasado mañana.

¿Por qué "pasado mañana" y no "mañana"? os preguntaréis vosotros mis queridos y fieles lectores. Bueno, resulta que los eventos narrados en este apartado se desarrollaban un 14 de septiembre y cuarenta y ocho horas de franco permitirían a los miembros del comando disfrutar del asueto del día siguiente a discreción y a Pig Shut, Pichy y a un selecto grupo revertir la peligrosísima tendencia mostrada con la circulación pública (la socialización dirían LF y Charamila) de los "documentos".

Cuando me quise despedir del Pichy, éste me dijo:

-No te vayás, yo te voy a ir a dejar…

La orden me dejó extrañado, atónito, estupefacto, de una pieza, sorprendido y amilanado. Bizarro ofrecimiento, pensé. Algunas veces, ciertamente, me había dado jalón pero tal cosa sólo ocurría cuando no le quedaba diotra… Y ahora ¡de la nada me ofrecía llevarme hasta mi casa! Aquí hay "cat encerrated" me dije y me quedé más inquieto que quinceañera violineada.

Nos subimos al Taunus negro con blanco y otros detalles llamaron mi atención sobre la bizarría del momento. Primero, el Pichy salió despacio, sin rechinar llantas como era su costumbre. Segundo, no tomamos la ruta más corta sino que aquél agarró para el centro. Súbitamente la féis del Pichy cambió y con una gran sonrisa de satisfacción enfiló de vuelta hacia la zona 4… Pichy había puesto sobre aviso a Oscar y pasamos por él a su casa. Salió equipado con su escuadra –no la de dibujo geométrico sino la cal 45- "sólo por si las flíes", dijo. Subimos los tres al Taunus y nos dirigimos a "El Barco". Allí encontramos a "Calín Calich" acompañado de un numeroso grupo de pisados de la hoy gloriosa promo esperando ansiosamente "la próxima entrega". ¡Los cogimos con las manos en la masa! La marabunta se arremolinó y concentró. Nosotros nos ubicamos tangencialmente al bulto.

¿Que quiénes estaban en ese montón? ¿Que diga nombres? ¿Qué talvez así recuperan la memoria histórica los que juran hoy que no supieron ni mierda del asunto? ¿Que se sepa la verdad de una vez, por siempre y para siempre, forever and ever? ¿Nombres quieren? Nombres tendrán…

(Continuará)

CHAPTER 7: EL DIA D

Di end justifiqueshon di jafs.

Maquiavelo

NOTA DE LA REDACSHÓN OF DI WASHPULGATON POST:

A raíz de que Calín Aldana, Dip Gutt y el Monkey Good han echado luces –más bien flashazos– sobre el incidente habido en "El Barco" durante el abordaje realizado por Pig Shut, el mismísimo Dip Gutt y Oscarín, nuestro Editor en Jefe, The Flea, ha girado sus estrictas e inobjetables órdenes para que obviemos esa parte de la historia y adelantemos el relato a efecto de llegar al desenlace: el día del desembarco, el de la batalla final en contra de los procedimientos inquisidores de los capinegros y sus adláteres. Es decir, los exámenes finales de quinto curso que nos fueron administrados en dosis de dos diarios.

¡Ring! ¡Riiiiing!

Aló… Disculpe, ¿hablo con Frog?

Sí. ¿Eres tú Dip Gutt?

El mismo que viste y calza. Hoy, 5 de la tarde, Restaurant El Teleférico, Amatitlán. Santo y seña, poné atención. Yo diré "el dueño de este changarro siempre nos zampa los tragos más caros" a lo que vos tendrás que responder "no quita maña desde que metió el diente en la venta de los papeles". ¿Onderstán Frog?

Yes, I am…

Double click

–Vos cerote, ¿cómo se te ocurre juntarnos aquí conociendo a Mike Angelo?

–Si querés dame verga… No ves que acá no viene nadie de la promo por los antecedentes de

cobros excesivos de aquél pues… ¿Dónde podríamos estar más seguros y libres de miradas

indiscretas y oídos de tísicos de algunos de los muchachos? Agradecé que te sigo dando

insumos sobre la historia de los papeles.

–Disculpá flor. ¿Qué nuevas traés?

–Bueno, ya que el Mico Bueno y Calinco Aldana se descosieron por su lado y que el Pig ha ya

hecho pública su versión de lo ocurrido en "El Barco", brinquemos esa parte y vayamos

directamente al final de la historia que ya se hizo larga…

–Antes que se me olvide. Qué buena onda la del Chabelo, ¿verdad vos? Los muchachos tragaron

como niños de Camotán y casi todos salieron bien a pichinga…Ojalá y cierren el Portal del

Angel o El Quinta Real y repita el Chabelo la invitación. Sería a toda madre.

–En cambio ya viste, cerraron Maruja y el Ezzio que ya era parte del menaje y del mobiliario, no

nos convidó ni a la demolición del antro…Con un polvorín que nos hubiera pagado pero nácar.

–Adelantemos vos, dejemos ya de hablar babosadas. Voy a pedir algo de tomar pero me voy a

quedar con el menú que nos traigan porque este Mike tiene dos cartas con diferentes precios: la

que uno usa para pedir y la que usa él para justificar la cuenta si alegás a la hora de pagar…

(Sigue el relato de Dip Gutt.) El incidente de "El Barco" terminó con un pacto: nadie pagaría nada y nadie andaría vendiendo el "material" de puerta en puerta. Todos iban a tener acceso a los documentos pero no físicamente sino en forma de "instrucciones sobre cómo responder". Eso sí, como promesa de bolo y de político: nada por escrito, ni chivos ni nada. Hocico cerrado y punto…

Cancelamos el franco del 15 de septiembre. Empezamos ese día y a partir de entonces, los enanieves se reunían alternativamente donde Pishy y donde Oscar. Quique fue exaltado al grado de maestro y pasó a ser tutor del Piky y de los fronterizos… Alguien dijo que el hierro facilitaba el aprendizaje- todavía no inventaban FerroVitone– así que todos se pusieron a chupar tuercas de dos pulgadas.

Llegóse el día. Di dai fáinili quéim . Empezaron LOS FINALES –di endes, ile finitos, les finalés-. Nos presentamos debidamente entacuchados el primer día, esfínteres en su punto prensil máximo, no nos cabía ni un alfiler. Entramos formados a las aulas, advertidos de no voltear las hojas hasta que se nos dijera. El primero de la primera fila de la izquierda viendo hacia el pizarrón era el encargado de medio voltear la página, chotear, girar discretamente la morra, levantar la mano derecha y tocarse la oreja… Así aflojábamos la argolla, ¡el texto coincidía con el material estudiado! ¡Albricias! Valía madre la estricta vigilancia del capinegro y los seglares de turno… Como en los cuentos de hadas: todo mundo feliz, todo mundo contento… el que no gane será un zopenco.

Pasó un día, y otro y otro… Llegábamos por la mañana, cual corderitos entrábamos, nos sentábamos, recibíamos la señal convenida, respirábamos aliviados, llenábamos las hojas con caras de angustia fingida aunque por dentro cagados de la risa, terminábamos –unos más rápido que otros–, entregábamos y presurosos nos dirigíamos a preparar los del día siguiente…

Llegamos al día final… di fáinal dei . Por la mañana, Sociales. Viento en popa, a toda vela… Por la tarde sería la prueba de fuego, el paso de la muerte: ARTE… el ultimito pero el más pisadito… Con Gómez, "sobrino de cura"… pero nuestras filas estaban preparadas en vanguardia, flancos y retaguardia… Rédis… La biota intestinal y el gusano guarero esperando la sacrosanta agüita divina servida en cuarzo templado y moldeado en forma de cono cerrado en su base y abierto en la parte superior… [5] Charles Godoy había ofrecido su granja en San Lucas para celebrar "el laurel tan bien logrado"…

Las dos en punto de la tarde… Di tu in point of di léit Todos estábamos listos, formados, prestos a entrar en acción… Sonó la campana; los cuartos y el resto de secundaria ingresaron a sus aulas. Los Bachilleres in fieri, sin embargo, nanay… Ningún capinegro se asomaba por ningún lado… ¡ni siquiera los examinadores del ministerio! Los atrasos angustian y ya eran di tú an rum… las dos y cuarto…

Di tu and jaf an no shit in sáit . Empezamos a sentir culío… (el mismo que sentíamos cuando la traida nos decía "Fijáte que tengo atraso"…¡Ah puta! ¿Y sos tren pues!...") Los atrasos enajenan y éste no era la excepción… Nadie se acuerda de nosotros… ya nos carroceó aquélla que les conté… Nadie hablaba… Culpables los pisados… Sólo nos veíamos de reojo… Ahuevados… Arralados…

¡Cuárter to tri! Suspiro generalizado de los bacaláturs infieri. Rizos parados, sudoroso, con sonrisa pícara de "se las voy a dejar irineo hasta donde dice inri". No cóments, pasen adelante jóvenes ("corderillos al matadero pensó él… Je,je,je pensamos nosotros pero serios) ¡Silencio y orden! ¡Orden y disciplina! (... de aquí nos vamos a la cantina. [6]) Se reparten las hojas, tamaño oficio, documentos bocabajo ¡prohibido voltear el test! Silencio era sepulcral, (con decirles que hasta se escuchó el pedo de una mosca que salió por la ventana…) Todos los ojos puestos en el primero de la primera de la izquierda… el nunca bien ponderado y bien colocado Carlos Humberto y Aragón… diligentemente procedió con su rol… agachó la shola… pasó la vista sobre el blanco y negro… segundos después, con cara de angustia, como si le hubieran insertado una de cuarta siete dedos, nos ve… ¡Hubiéramos podido partir un clavo de ocho pulgadas con el cierre de esfínter! ¡Ya nos pisaron! Y precisamente en este examen…

Después Charly se volvió a voltear con sonrisa de "No muchá, sí es". Alivio general pero que ahuevón… A la salida te camorreamos Charli…

Fueron instantes de angustia… El Cubano palideció como si el mismísimo Fidel lo estuviera interrogando acerca de sus ideas contrarrevolucionarias… Otro tanto con La Pulga, como que si le hubieran dicho: "Ya no acolitarás misa nunca más en tu vida". Díez, impávido pero pálido, como si le hubieran dicho "Nunca más vendrán por ti tus papás, viajarás en camio Luisito" Hubo alguien que se desmayó pero ji kéim bac in yes muy pronto. Cada uno en su pupitre derramó adrenalina, insulina, serotonina, anfetamina y terramicina en diferentes dosis por ambos extremos del celoma… Comenzó la escribidera….

(Continuará y terminará en el próximo capítulo)

CAPITULO OCHO: UN END NO TAN JAPI .

Los hombres descienden del mono,

los monos descienden del árbol;

los micos, de Quick Draw McGraw.

Charles Darwin.

(En casa de Frog)

–Young boy Frog, lo llamó su amigo Deep Throat. He wants you to call him

back as soon as possible… [7]

–Gracias señorita por el mensaje.

(Levanta auricular) (Tú, tu tuuu. Tú, tu tuuu… jjk trrrrr, jjk trrrrrrrrrr, jjk trrrr, jk trrrrrrrrrrrrr) [8] Tuuuuuuuuuuuuu… Tuuuuuuuuuuuuuuuu… Tuuuuuuuuuuuuuuu…

(En casa de Dip Gutt)

¡¡¡Riiiing!!!! ¡¡¡¡Ring!!!!! Click…

–Aloó…

–Buenas tardes, ¿está Ricardo?

–Pérese tantito señor… ¡Nío Ricardo, lo llaman! [9]

(Pausa)

–Aló… ¿Sapo?

–Sí. ¿Me llamaste?

–Helados Gloria, en media hora. Santo y seña: "Suger se cogió a Charamila" y vos tenés

que decirme "sí, pero el Kalifa ahuevó al Cubano". (¡Click!)

(Helados Gloria, ambos protagonistas montados en la rueda de caballitos)

–Tenés cada ocurrencia mano…

–Bueno, terminemos la descosedera que ya los muchachos quieren acabar…

–Pedimos un par de helados…

–Nel. Lets estart…téik nóut, stteped Frog…

(Helo aquí entonces; el relato final de los acontecimientos, el correspondiente al tiempo posterior al último examen, tal cual lo narró Dip Gutt ese día).

Cumplido a cabalidad el procedimiento de exámenes de rigor, la caravana de carros y motos se formó y salió en tropel a recorrer el sahara de asfalto y acortar la distancia que los separaba de la granjita de Charles Godoy en San Lucas. Ibamos más que aprovisionados. Con más sed que la sed de justicia que tiene el pueblo de este país, según Chabelo y demás izquierdosos. Con más hambre que la que llevaron Pepe Molina, Checha Guillén, Pepe Muñoz, el Mico Bueno, Blackie Ball of years, el Chino Penagos y Tito Meoño el día del convite del Chabelo en la Hacienda de los Sánchez. Con más ganas de libar que Charamila, Chabelo y demás mara el día mencionado en el lugar de marras, y et sic de coéteris. [10]

Ya en la granja, chupamos y chupamos. Llegamos a ponernos como placa de tráiler: ¡HASTA ATRÁS! Comimos y comimos, pollo con grama verde, con concentrado de chucho, con tierra, con arena de río, con piedra pómez y mierda de conejo. Terminado el festín pollero y guarero, agotados los relatos de las anécdotas y estando ya todo el mundo superlativamente a verga, llegó el táim tu sei gudbái… Los que pudieron, viajaron de regreso a Guate volando por instrumentos. Algunos nos quedamos a pasar la noche ahí…

Hasta hoy, si no hubiera sido por mí, ¡nadie hubiera mencionado el asunto! ¡Cuarenta años de sepulcral silencio! ¡No podía más con mi conciencia! ¡Tenía que hacer esta catarsis! Me repetía para aplacar los remordimientos: "¡La historia me absolverá!" (como dijo Fidel ¿verdad mi querido Quiúban Alvarez?).

Días después una tarde, estando yo en el jardín, pensaba ya en olvidarme de todo y hacerme el baboso forever and ever. Cavilaba. Los viejos –en su ingenuidad- estaban satisfechos con la promo 66: chingona pero estudiosa, rebelde aunque guarosa… [11] Las estadísticas, los fríos números, las tabulaciones rigurosas no mentían: todos los resultados de todos los cursos de todos los pisados estaban arriba de la media. A la tabla de frecuencias se le aplicó la correlación, la desviación estándar, el cociente de Pí, las coordenadas de Chí cuadrado, el método de tendencia kurtósica y todo, TODO, satisfactorio. ¡Cosa era que daba gusto! Esa mierda era para enviarla a todos los colegios maristas del mundo. Faltaba más…

Sin duda, la habíamos hecho muy bien. No hubo loqueras, ni afán por los cienes en las materias. Todo lo contrario: moderación, mesura y templanza. Cada uno de los muchachos calculó concienzudamente el puntaje necesario para mantenerse dentro de un promedio general aceptable, es decir, en los percentiles centrales de la media de la Curva de Gauss. ¡ Séif en jom con gran eslám!

Sin embargo… ¡cáspita! ¡recórcholis! ¡zambomba! hubo las cerotas y consabidas excepciones… Todo marchaba bien. "los capineros japi an contents" pero apareció el peine, di jeir in di sup… Al medio día del último día les atacó una seria duda merced a que uno de los documentos resueltos en la mañana tenía una característica asaz de curiosa. ¡Una excepción! El examen del "Pik Strad" adolecía de falsedad ideológica en una de sus partes. La primera sección de diez preguntas tenía ¡once respuestas! ¿Copió? ¿Se baboseó? ¿Se distrayó? [12] ¿No contó? ¿Mal contó? ¡La cagó! Le estuvieron dando vueltas y vueltas al asunto. Que el prestigio del colegio, que la autoridad del ministerio, que la seriedad de la falta, que la carabina de Ambrosio, que los querubines de la promo no son capaces, que los cerotes sí son capaces, que sí, que no, que suene el vacilón… on, on, on… El sínodo deliberó a puerta cerrada, con la mayor discreción guardaron el secreto de su decisión… Nosotros pensábamos: si deciden clavarnos, tienen que clavar a todos. Pero sólo tienen una prueba. ¿Y si pisan al Pik? El Torino se queda sin portero pero la selección del 67 lo tendrá bajo el arco. ¿Quién pierde más? ¿El Torino o la Sele? ¿El colegio o nosotros? Nos consolaba pensar que decidirían que era mejor deshacerse de todos nosotros, graduarnos y jíer did not japen no shit

En los siguientes días se sentía en el ambiente un olor a pipa de Cherlok Holmes. Pasaron los privados. El silencio se prolongó. Llegó la clausura y la consabida misa en la capilla. El coro echaba punta, Sor Cotuzo estaba en el altar mayor, los Hermanos de punta en negro, lustrosas las sotanas, nuestros parientes colmaban el lugar, el aroma de las flores perfumaba el ambiente… Nuestras traidas suspiraron cuando pasamos. Nosotros mirábamos a las hermanas de los promos que estaban buenas. Fuimos entrando en fila de dos en dos mientras nuestros viejos sonreían satisfechos. Tacuche, corbata de pajarito, zapatos lustrados, calzoncillos nuevos, calcetines blancos, qué se dice, ¡soñados!

Acomodados en las primeras filas de bancas comenzó la entregadera de medallas. Iban por acá, iban para allá, que otras dos para acullá, la de no acabar. Luego la puesta de anillos y la entrega de pergaminos glamorosos. Subíamos con nuestros viejos y la clerigalia en el altar mayor nos daba el anillo. (Dicho sea sin mala intención muchá) Pero ¡ oh mai god! cinco de nosotros recibimos hojas viejas de Faro, mal enrolladas y peor pegadas con téip. Nos tuvimos que hacer toda clase de bestias… ol clás of bists. ¿Y qué otra?

Lo peor vino después. Trabas y trabas para el trámite de los títulos en el Ministerio… El hipocritón de Well Born (cumpliendo fielmente el refrán que dice que "no hay enano bueno") combinaba chibola con los capineros. Encima al resto de la promo le sacaba ciento veinticinco shuros extras por trámite de título nobiliario ante el Ministerio. (Por eso casi me pelé de la cólera cuando ví la foto que nos mandó el Chino Penagos entregándole un diploma y una caja de Viagra al aplastado de Well Born).

Y ésta ¡ES TODA LA VERDAD ! Que me parta un rayo si no…

Y vivieron felices y comieron perdices,

y a nosotros nos dieron con un plato en las narices…

© The Washpulgaton Post. Todos los derechos reservados, 2007.

Queda prohibida la reproducción parcial o total, en partes o todito el contenido de esta obra por medios físicos, químicos, atómicos, biológicos, cibernéticos, con lápiz, con lapicero, con pluma, a máquina, en linotipo, estereotipo y cuanti la gran puta.

Y colorín colorado, después de ocho capítulos de narración exhaustiva, ha llegado a su fin

LOS PAPELES ©

Un esfuerzo editorial del diario

Washpulgton Post®.

Editor en Jefe: La Pulga Asturias.

Libreto Original: El Coche Close (Pig Shut)

Guión cinematográfico: "El staff de escritores de la gloriosa"

Prólogo, Capítulos I y II: La Pulga Asturias (The Flea)

Capítulos III al VIII: Charamila Fuentes

Archivos, microfilms e internet: El Negro Prado (The Black Field)

Luis Castellanos (El Kalifa)

Producción: Mirko Samayoa (Mirky)

Fotofija, edición y montaje PP Muñoz (Salute Flash)

Planificación familiar: Cangrejo Samayoa (The Crab, M.D.)

Asesor Literario y corrector: Luis Linares (Crazy LF)

Comercialización Cirilo Procopio Adenonis Gamaliel Ursulo Evo

Ezequiel Armagedón Tutilatis Tot Penados (Cuchi)

Impreso en Full Color Black Arriola Printing Ink Ltd. S.A. de C.V.

Corresponsales:

En el cielo Paul "Little Laugh" (Pablo Ricica)

En el purgatorio El Gordo Barrera (Tha Fat Barrier)

En el limbo Nicho Arellano

En el infierno Jeringa Contenti (Syringe)

Julián "El Pedófilo" SOA

El Pichi

Desaparecidos Luis Díez (Louis Ten)

El Negro Palencia (Black Palance)

El Peludo Figueroa (The long hair)

O. Segovia y su hermanito

En El Vaticano: Oscar "El Monaguillo" Asturias

En Cabecitas de Algodón PP Salute Muñoz

La Vieja Betancourt

En Irak Chabelo Salazar (Willy Saltrandom)

En Paraguay y Chile El Chino "Silalfil" Penagos

En Teología URL Charamila Fuentes

En el Zoo La Aurora Ken "The Good Monkey" Ellis

En el Circo Rey Gitano Milton "Tha Bad Monkey" Ellis

En Huevo Lindo La Gallina Urrutia

En alta mar Calinco "The Ship" Cake Aldana

Cobrando en transmetro Carlos "Charlie Moon"

En las ruinas del Maruja Ezzio "Gigio" Marzicovétere

En el Capriccio´s Ezzio "Table Dance" Marzicovétere

En la Galileo Charamila "El Profe" Fuentes

En E. R El Chino Tschen

En Verbo Ramón Baldizón

En las Demos Sargento Tito Meoño

Edgardo "Caves" Cuevas

En La Paleta Hermano Jorge Nadalini

En la clandestinidad El Shute Cochambroso



[1] Todos los nombres serán consignados en inglés para proteger a los protagonistas y evitar que sean identificados los lugares donde se desarrollaron las acciones narradas.

[2] Este nombre cerote no es traducible.

[3] Lo mismo que en el tres: todos los nombres se ponen en inglés para proteger protagonistas y ocultar lugares. Y los que son en inglés, se ponen en español por el mismo motivo.

[4] Espero se estén dando un quemón con la riqueza del léxico mostrado por el grupo de escritores.

[5] Guaro en vaso pues.

[6] Como salió en verso… yu nóu juát ríder

[7] Esa es cholera, no las de mi casa.

[8] En esos tiempos, al levantar el auricular los teléfonos hacía tu tu tuuuuu, tu tu tuuu y, acuérdense también, eran de disco que al girarlo, hacía un sonido como el que se indica. [N. del R.]

[9] Noten la diferencia cualitativa en lo que concierne al servicio doméstico de ambos hogares.

[10] Vulgo: etc.

[11] Me volvió a salir en verso, provecho lector amigo.

[12] Sí, ya sé. Es "distrajo" pero así no rima.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


Powered by Blogger