PROMO66 LICEO GUATEMALA

lunes, julio 29, 2013

El freno de la desigualdad

Luis F. Linares López
Hay un amplio consenso, compartido incluso por los organismos financieros internacionales, sobre que la desigualdad es uno de los frenos principales para el crecimiento.

El reportaje de Crónica del 21/6/13 (7 por ciento ¿meta o espejismo?) recuerda que, en los últimos 10 años, solamente en 2007 superamos la meta de un crecimiento anual del PIB no menor del 6%, contemplada en los Acuerdos de Paz. Numerosos factores, internos como externos, impiden alcanzar lo que es condición necesaria pero insuficiente, para un desarrollo orientado al bien común.

 Hay un amplio consenso, compartido incluso por los organismos financieros internacionales, sobre que la desigualdad es uno de los frenos principales para el crecimiento, pero aquí no le ponemos suficiente atención, pese a que Guatemala es uno de los países más desiguales de América Latina (AL), que continúa con el triste galardón de ser la región más desigual del planeta. Dos datos lo confirman. Según Panorama Social de AL 2012, de CEPAL, el 10% más rico de Guatemala absorbe el 40% del ingreso, en tanto que el 40% más pobre obtiene el 11%. En Uruguay, país modelo en materia de bienestar humano en AL, el 10% más rico obtiene el 23% del ingreso y el 40% más pobre, el 22%. La desigualdad de ingreso laboral por ocupado en Guatemala es de 0.60 (más cerca de 1 es mayor la desigualdad) y en Uruguay, 0.45). La remuneración del trabajo en Guatemala fue de alrededor del 30% del PIB, en 2011. En Estados Unidos ascendió al 60%, en Dinamarca al 64% y en Alemania al 57%, para nombrar tres países con regímenes laborales muy diferentes. Bernardo Kliksberg, en su libro Hacia una economía con rostro humano, señala que lejos de reconocer el impacto negativo de la desigualdad, la corriente neoliberal la considera inevitable en la búsqueda del progreso y que, para los más extremos, más bien lo impulsa. Arguye que si eso fuera cierto, AL debería tener tasas de inversión muy altas. Y Guatemala, agregamos nosotros, donde por 70 años prevaleció la concentración de beneficios basada en el trabajo forzoso, sería el paradigma del desarrollo económico. Kliksberg cita a una destacada economista, Nancy Birdsall, quien afirma que la asociación entre un crecimiento lento y una elevada desigualdad se debe en parte al hecho de que esa elevada desigualdad puede constituir en sí misma un obstáculo para el crecimiento. Benedicto XVI, en Caritas in veritate, comparte la razón económica que obliga a disminuir la desigualdad: El aumento sistémico de las desigualdades entre grupos sociales dentro de un mismo país (…) es decir, el aumento masivo de la pobreza relativa, no sólo tiende a erosionar la cohesión social y, de este modo, poner en peligro la democracia, sino que tiene también un impacto negativo en el plano económico por el progresivo desgaste del «capital social», es decir, del conjunto de relaciones de confianza, fiabilidad y respeto de las normas, que son indispensables en toda convivencia.

El Papa emérito aborda otro tema clave. El imperativo de carácter ético, que obliga a disminuirla: la dignidad de la persona y las exigencias de la justicia requieren, sobre todo hoy, que las opciones económicas no hagan aumentar de manera excesiva y moralmente inaceptable las desigualdades. Esto ya lo trató Pablo VI en Populorum progressio, (1967): todo programa concebido para lograr el aumento de la producción no tiene otra razón de ser, que el servir a la persona humana; es decir, que le corresponde reducir las desigualdades. Al ser la desigualdad un problema multidimensional, las soluciones son variadas. Entre otras: incrementar la participación del trabajo en la renta nacional, mediante una política de salario mínimo sostenible y consistente, como la impulsada por Brasil en la última década; corregir el excesivo sesgo exportador y favorable al gran empresariado del modelo económico, atendiendo el mercado interno y el centroamericano; formalizar a los trabajadores informales y ampliar la protección social; universalizar el acceso a educación de calidad; impulsar el desarrollo rural, apoyando especialmente a los campesinos sin tierra o en producción de infrasubsistencia. Todo esto con el requisito previo de elevar los ingresos fiscales. Acompañado, para legitimarlo, de un gasto público racional, centrado en lo prioritario, libre de clientelismo, con probidad y transparencia absolutas. El expresidente chileno Eduardo Frei, en visita reciente a Guatemala, dijo que su país no puede aspirar a servicios del primer mundo con una carga tributaria del tercero (del 18% al 20% del PIB). ¿Qué expresión habría utilizado para referirse a nuestra carga,




0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


Powered by Blogger