PROMO66 LICEO GUATEMALA

martes, febrero 19, 2008

LA PENA DE MUERTE

Yo no me opongo a la pena de muerte, aunque creo que al final no resuelve el problema de la delincuencia. Es un problema que debe ser enfrentado desde diversos ángulos. Uno de ellos es la certeza de que el que comete un delito tiene muchas probabilidades de ser castigado. Un ejemplo son los que narcos que extraditan a EUA. Hasta ahora ninguno ha sido condenado a muerte (que yo sepa) pero todos a lo que temen es a ir a parar al bote a ese país, porque allá si van a estar realmente presos. Pero como casi todo en la vida, la delincuencia no se resuelve con recetas simples. Ahora bien, si la van a aplicar, que al menos les aseguren una buena ración de pan a los condenados, por aquello de que “las penas con pan son buenas”.
Saludos.

Luis Felipe Linares
------------------------------------
Yo no creo en la pena de muerte, peor cuando después de 5 a 8 años vienen las condenas y entonces todo Guatemala dice, ¡pobrecito que no lo maten! Y de verdad para qué. Si fuera inmediato después del juicio talvez sirve de algo. La verdad es que el problema de la delincuencia tiene raíces que no las mata la pena de muerte, saludos

César Penados
------------------------------------
La pena de muerte "inmediata" de la que habla Cuchi ya se está aplicando actualmente en Guatemala. Es un "juicio" público que se realiza en varias comunidades, verdadera "limpieza social" como la llama Factor Méndez en su artículo EN SANTIAGO ATITLAN, OTRA VEZ EL TERROR, o sea pues, informalmente o ilegalmente ya se esta aplicando desde hace mucho tiempo la Pena de Muerte en Guatemala. Lo que el congreso hace es seguir "el clamor" del Pueblo y mostrar signos de interés en resolver el problema de la delicuencia sin riendas ni freno que acosa Guatemala. La Pena de Muerte legal no es nada nuevo y no es cierto que sólo existe o ha existido en estados bárbaros o salvajes. Es correcto lo que dice Cuchi, su poder persuasivo se pierde si no se aplica inmediatamente (como lo hicieron los Romanos hace aproximadamente 2008 años pero con resultados opuestos). El Estado representando al Pueblo tiene la potestad de implantar cualquier pena, sea de forma permanente o coyuntural, siempre y cuando esta pena sirva para el bien individual y común de la sociedad.

Normalmente para que el Estado tenga el valor ético y moral para implantar (o deber de implantar) una pena, lo hace paralelamente o luego de agotar todos los recursos para resolver el origen y causas del problema (obviamente con la colaboración de la mayoría de los ciudadanos).

Kalifa
--------------------------------------
Les adjunto un articulo publicado en Prensa Libre hace unos dos o tres años. El cual trata sobre diferentes opiniones de personas publicas de Guatemala.

Ramón Baldizón
--------------------------------------
PENA DE MUERTE

La postura de los guatemaltecos no varió mucho respecto de sondeos anteriores. Pese al llamado del Papa en su tercera visita al país, la mayoría está a favor de la pena capital.

Sin ponerse de acuerdo

Para contar con mayores elementos de análisis sobre la conveniencia de que continúe o sea eliminada la pena de muerte, el viernes pasado se efectuó en Prensa Libre un panel con expertos en derecho penal, representantes de grupos projusticia, de derechos humanos y delegados de la Misión de las Naciones Unidas para Guatemala, Minugua.

Según los abogados José Luis González Dubón, de la Liga pro Patria; Julio Roberto García Merlos, litigante particular; el diputado del Partido de Avanzada Nacional, PAN, Jorge Rosales, y la dirigente de Madres Angustiadas, Ana María de Klein, está comprobado que la pena de muerte en Guatemala es un "disuasivo social y que sólo de esa forma se puede erradicar la delincuencia".

Nery Rodenas, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, ODHA; Frank La Rue, del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos, Caldh; Luis Ramírez, del Instituto Guatemalteco de Estudios Comparados, y Jorge Araya, de Minugua, opinaron que la pena capital no disminuye el índice delincuencial y que además discrepa con la responsabilidad del Estado de "respetar la vida de los ciudadanos".

No obstante, Roberto Villeda, del Centro para la Defensa de la Constitución, quien no se pronunció en favor ni en contra, expuso que la decisión de abolir la pena de muerte, deben tomarla los guatemaltecos.

Villeda argumentó que el Organismo Legislativo debe hacer una consulta popular antes de votar por una reforma legal de ese tipo.

“El que la hace la paga”

El diputado Rosales señala que la pena de muerte en Guatemala ha sido ineficaz, porque no ha cumplido con su naturaleza jurídica, es decir, la pronta ejecución de cada condenado.

"Cuando la pena de muerte se ejecute de manera pronta, sin dilación, llevará realmente el mensaje a la población, en el sentido de que el que la hace la paga", enfatizó el legislador.

El representante de Minugua señaló que está comprobado que no sólo en Guatemala, sino en otros países, el aumento de las penas más drásticas no ha redundado en una mayor seguridad en la población.

"Justamente en países como en China, que tiene políticas fuertes contra el crimen, y se reportan más de 1,500 ejecuciones, los índices de criminalidad no han descendido. Lo que más necesita el país es fortalecer el sistema de justicia, como Organismo Judicial, Ministerio Público, Policía Nacional Civil y sistema penitenciario", explicó Araya.

“Por debido proceso”

La dirigente de Madres Angustiadas expuso estar a favor de que se aplique la pena de muerte. Refutó a sectores de derechos humanos que pusieron de ejemplo a países desarrollados donde ya no está vigente, y donde supuestamente no hay repunte delincuencial.

"Es muy bonito hablar de lo que pasa en Europa o en otros países adelantados, donde los gobiernos proveen a las instituciones de justicia, y cualquier delincuente es capturado, procesado y cumple su condena. Para discutir el tema debemos ubicarnos en Guatemala, en donde se sufre a diario el embate de la delincuencia, en donde secuestran y matan, y donde no hay garantías de seguridad en las cárceles", añadió De Klein.

Ramírez dijo que en el país se mantiene el prejuicio de que quienes cometen delitos graves deberían tener un castigo similar, como señala el aforismo "ojo por ojo, diente por diente", lo cual atenta contra la integridad humana.

"Hay una sentencia popular que dice ojo por ojo y el mundo se quedará ciego. Es el principio fundamental de la crítica que se le hace al tema de la pena de muerte. Otro aspecto es que su aplicación constituye un trato cruel, inhumano y degradante, y es discriminativa. Por ello, la abolición de la pena de muerte viene a sanear una sociedad que necesita reconciliación", expuso Ramírez.

“Disuasivo poderoso”

El representante de la Liga pro Patria cuestionó los argumentos que dieron los dirigentes de derechos humanos, y aseguró: "La pena de muerte es el disuasivo más poderoso, y que si el mismo no funciona, menos van a funcionar disuasivos menos intensos como la prisión".

"En 1985, un estudio del economista Stephen K. Layson, de la Universidad de Carolina del Norte, estableció que por cada ejecución que se realizaba en Estados Unidos, se evitó un promedio de 18 asesinatos. Otra evidencia es que cuando se suspendió en ese país la ejecución de la pena de muerte desde 1965 a 1980, se comprobó que el número anual de asesinatos se disparó de 9,960 a 23,040, según una investigación hecha por el investigador Karl Spence, de la universidad de Texas", justificó González.

Los convenios suscritos

El director de la ODHA fundamentó en que la pena capital debe ser abolida en Guatemala, porque el país ha firmado convenios internacionales, especialmente en la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, conocido como Pacto de San José.

"La pena de muerte afecta a las personas normales, no así a quienes han cometido delitos de fuerte impacto social, por ello la criminalidad sigue sin control en el país", aseveró Rodenas.

“Por las víctimas”

A criterio de García Merlos, no debe abolirse la pena de muerte, debido a que mientras unos sectores defienden a los condenados, nadie se acuerda de las víctimas asesinadas o cercenadas de algunas partes de su cuerpo.

El dirigente de Caldh dijo que la pena de muerte no es congruente con una sociedad civilizada.

"Quiero recordar que en Estados Unidos se aplica la pena de muerte hasta a menores de edad en el Estado de Texas; sin embargo, no han bajado los niveles delincuenciales", afirmó La Rue.

123 países no la aplican

Según un estudio de las Naciones Unidas, en 123 países ya no se aplica la pena de muerte.

• El documento indica que sólo en 71 países se ejecuta la pena capital.

• En América Latina, en el 2001 se abolió dicho castigo en Chile, por lo cual sólo quedaron Cuba y Guatemala con este tipo de condena, agrega el estudio.

• De acuerdo al informe de la ONU, mediante la verificación de Minugua, la tasa de error judicial por aplicar es superior al 50%, es decir que por ello algunas sentencias han sido anuladas y reemplazadas por 50 años de cárcel.

Existen recursos legales

“Estamos a favor de la pena de muerte, pero respetando el debido proceso en los tribunales de justicia”.

Ana María de Klein, dirigente de Madres Angustiadas.

"El tema de la pena de muerte se debe discutir con las condiciones de nuestro país, en donde el sistema penitenciario es totalmente ineficiente y muchas veces las investigaciones del Ministerio Público. Otro aspecto es que, aunque estamos a favor de que se aplique la pena de muerte, respetamos sobre todo el debido proceso, en donde el acusado tiene todos los recursos legales a su alcance para defenderse, incluso el auxilio de la Defensoría Pública’’.

Consulta popular

“Políticamente, el Congreso no puede tomar una decisión en contra de lo que quiera la población guatemalteca”.

Roberto Villeda, representante del Cedecon. "En el país un buen porcentaje de la población está en contra de abolir la pena de muerte, por lo cual considero que el Legislativo actuaría mal si hace reformas para abolirla en contra del sentir popular. Por ello creo que tiene que pedirse su opinión.

Por otro lado, en un país como Guatemala, donde se fugan 75 presos por la complacencia de las autoridades penitenciarias, motiva a reflexionar si es válida la pena de muerte".

Disuasivo

“La pena de muerte ha sido un disuasivo contra la comisión de delitos contra la vida”.

Julio Roberto García Merlos, abogado litigante. “He oído en los debates en que he participado que se violan los derechos humanos de los delincuentes, pero yo pregunto qué pasa con el derecho a la vida de la víctima, cuando, por ejemplo, los delincuentes la torturan, le quitan un falange o una oreja. A ellos, ¿quién los defiende?”.

Justificación

“Pareciera que se busca debilitar el sistema penitenciario para justificar la pena de muerte”.

Nery Rodenas, ODHA. "En lugar de aplicar la pena de muerte en Guatemala, se debe fortalecer el sistema de administración de justicia, y el sistema penitenciario, mediante el combate a la corrupción en las cárceles. Considero importante tomar en cuenta el mensaje que dio Juan Pablo II en su visita al país".

Degradante

“La pena de muerte constituye un trato cruel, inhumano y degradante para el reo”.

Luis Ramírez, Instituto de Estudios Comparados. “La aplicación de la pena capital es discriminativa, como en Estados Unidos, en donde se ha demostrado que los reos condenados han sido de los sectores más vulnerables económica y étnicamente. En Guatemala, el general Efraín Ríos Montt fusiló a 16 personas con dudosa situación de un debido proceso’’.

Respeto

“El derecho a la vida es respetar la vida de los demás, lo cual no hacen los antisociales”.

José Luis González, Liga pro Patria. “Se debe tomar en cuenta que el antisocial es imputable y no un enfermo que debería estar hospitalizado. Por lo tanto, debe aplicársele la pena de muerte, porque si yo no quiero que me maten, no tengo que matar a otro. Eso es lo que pienso al insistir en que la pena de muerte sí es un disuasivo poderoso".

Hecho verídico

Hoy quiero presentarles un caso real de nuestra Guatemala y las posibles reacciones que puede tener, para ilustrar la necesidad de que los cristianos, las personas que deben valorar los derechos inalienables dados por Dios al ser humano, tomen una actitud mas participativa en cuanto a lo que deben ser las normas, principios y leyes que gobiernen la nación.

A continuación otro aporte que se nos hace con relación al tema de la pena capital.

Quiero contarle de un caso en el Tribunal de Sentencia de Escuintla.

Se trata del caso de una niña como de 7 años, porque no recuerdo muy bien los detalles específicos, el asunto es que un hombre como de cincuenta años aproximadamente, la violó y luego la enterró viva.

Esto se descubrió porque unos señores vieron cuando esta persona subió a la niña a su bicicleta y cuado luego lo vieron regresar ya no traía a la niña; pero el caso era insólito porque esta niña no tenía ni mamá ni papá era la víctima perfecta.

Cuando una hermana suya la salió a buscar, encontró a uno de los señores que eran testigos presénciales que vieron cuando este victimario se llevó a la niña; por lo tanto le contó a su hermana diciéndole que la buscara para allá, abajo, en la dirección que el hombre la llevó y que seguro allí habría de estar.

La hermana la buscó y no la encontró por lo que después de vario tiempo así, pidió ayuda a la aldea y al fin la encontraron soterrada en arena, porque el área del Puerto de Iztapa es especial por ser playa, la niña aún respiraba pero por la cantidad de arena que habían en sus pulmoncitos murió al llegar al hospital.

Al hombre se le impuso pena de muerte y supuestamente allí terminaba el asunto, pero hoy he sabido que este caso está en la Corte de Derechos Humanos de Costa Rica y que Guatemala va ser sancionada como país por aplicar en este caso la pena de Muerte.

¿Qué, la vida de la niña no valía pero la del criminal si? Comparto totalmente su criterio de no abolir la pena de Muerte

Confío que se podrá notar porque es importante la redacción de una Constitución que verdaderamente vele por la garantía de los derechos inalienables. La vida es un derecho inalienable y su violación es penada por la ley absoluta de Dios, con la muerte del asesino.

Abundando sobre lo que dije ayer, hay en la actualidad personas que son nacidas de nuevo, sin embargo no han renovado su entendimiento con la información bíblica con relación a la pena capital y son manipulados por instituciones y propaganda que tergiversa la verdad y usa textos fuera de contexto para ir en contra de la ley de Dios.

Es pues necesario que las iglesias enseñen todo el consejo de Dios y que “los hombres nuevos” a los que alude Samuel Escobar, conozcan que el Estado es establecido precisamente para castigar a los que hacen el mal: “porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo” (Romanos 13:4)

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


Powered by Blogger